sábado, mayo 14, 2011

el número de plazas docentes de la educación básica en México es siempre un misterio

Hay varios elementos que producen una situación de asombro; en México en pleno siglo XXI no se conoce el número real de plazas docentes. Esto se puede explicar con la fusión de varios elementos que provocan un problema complejo. En primer lugar, en México no se nos dan las matemáticas, nuestros estudiantes son los que obtienen los peores resultados, no debe extrañar que los responsables del padrón sean pésimos para hacer sumas y restas simples. En segundo lugar, persiste la idea de que las elecciones de ganan con los votos corporativos, a pesar de los esfuerzos de los gobiernos federales de los últimos 40 años para destruir a los sindicatos y desaparecer la burocracia. En tercer lugar, las cifras reales son enemigas del autoritarismo y no gustan a las prácticas oscurantistas de los regímenes antidemocráticos. Por último, las cifras de las plazas docentes son como un acordeón, se inflan en época de elecciones y solicitud de recursos financieros y se reducen en el aula en donde hay pocos maestros que atienden grupos de 40 o 50 estudiantes.

Apenas hace un año se prometió un padrón confiable y que se erradicarían prácticas tan poco democráticas como la venta y herencia de plazas:

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, afirmó que en las plazas federales, que representan 85 por ciento del total, tenemos la certeza absoluta de que no existe intercambio de favores sexuales, compra, venta o herencia para su obtención, por lo que en el restante 15 por ciento dejó abierta la posibilidad de que existan esas irregularidades. Afirmó que gracias a la transparencia de su gestión “ya no habrá más Tutas en la nómina”. Ante estudiantes de la Universidad Iberoamericana (Uia) refirió que en alguna entidad federativa un partido político tenía la mitad de su comité directivo estatal en la nómina magisterial, pero en razón de la transparencia ahora esto se conoce.

El problema es que en realidad no se conocen cifras reales:

El oficial mayor de la Secretaría de Educación Pública, Guillermo Bernal, defendió los datos que han entregado las entidades de sus respectivos padrones de maestros, pero no puede asegurar si son reales o ficticios. Dijo desconocer si los gobiernos de los estados han alterado la información que les entregaron, con el objetivo de ocultar el número de plazas al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). El ex subsecretario de Educación Básica, Lorenzo Gómez-Morín Fuentes, aseveró que cada gobierno estatal conoce con exactitud el padrón de docentes, pero lo esconde como “secreto de Estado” para que la cúpula del gremio magisterial no obtenga el control absoluto de las plazas. Pero “ha sido un paso maravilloso que los estados ya pongan información sobre la mesa”. Pese a que la asociación Mexicanos Primero reveló inconsistencias graves en los informes que presentaron los estados en los tres primeros trimestres de 2010, el funcionario de la SEP consideró que poco a poco se podrá mejorar la calidad de la información.

El periódico el Universal presenta datos del padrón en el estado de México:

EL UNIVERSAL Edomex muestra datos importantes del Registro Nacional de Maestros:

1. El Padrón Nacional de Maestros fue convocado por 32 organizaciones sociales a través del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), sobre sueldos y cómo se utilizan los recursos destinados a la educación. Al final quedaron agrupadas 39 organizaciones civiles y empresariales como México Unido, México SOS, Transparencia Mexicana y la Coparmex, por mencionar algunas.

2. Cumplir con el Registro de Maestros es un mandato que efectúo el Congreso de la Unión dentro del Presupuesto de Egresos del año pasado, el cual obliga a cada gobierno estatal y a la Secretaría de Educación Pública a hacer entregar estos datos puntualmente.

3. Con este listado se pretende que los datos de más de 1 millón de profesores del país se concentren a través de un sistema homogéneo.

4. El Registro Nacional de Maestros, sirve para detectar las plazas cobradas pero no trabajadas o los salarios qué percibe cada profesor de educación básica.

5. Se detectó que la propia nómina de cada entidad federativa registra datos muy distintos.

6. En cuanto a las cifras, el estado de México se quedó en la sexta posición de incumplimiento, con una calificación reprobatoria de 58.0.

7. En tanto, las entidades que quedaron mejor posicionadas por haber cumplido con la entrega de datos al Registro Nacional de Maestros, fueron: Guanajuato, Tamaulipas, Nuevo León, Tlaxcala, Querétaro, Sonora, Jalisco, Morelos y Puebla.

8. A pesar de que el estado de México no aprobó esta primera etapa, con los datos que aportó, se pudo observar que durante 2010, se pagó el triple de plazas autorizadas, por la SEP. Al mismo tiempo, fueron detectados 79 mil RFC incorrectos, lo que representa el 46 por ciento de todos los profesores de educación básica de la entidad.

Parece que la democracia mexicana no se lleva bien con la aritmética simple. Mientras no se publiquen cifras reales seguiremos en el último lugar de la OCDE, administrando la pobreza por siglos y mirando como otros países latinoamericanos alcanzan un mejor nivel de vida.